Pla d’Actuació Especial i Urgent per a solucionar els problemes de l’Ensenyament a Santa Coloma de Gramenet

Parlament de Catalunya. 1 de juliol de 1981.

Señor Presidente, señoras y señores Diputados, en nombre del Grupo parlamentario del PSU voy a intentar exponerles las razones y motivos que nos han movido a presentar, de común acuerdo con el Grupo Socialista, la Proposición no de ley sobre la problemática de la enseñanza en Santa Coloma, que todos ustedes conocen, y que ha sido publicada en el Boletín número 37.

Bajo el título “Enseñanza y Parlament”, la revista colomense Grama editorializa en su último número sobre la importancia del debate que hoy estamos desarrollando en esta Comisión, afirmando que es -y cito textualmente- “de transcendencia indiscutible para los colomenses, y casi podríamos asegurar para el propio Parlament. El redundar en argumentos archiconocidos para concluir que este debate es muy importante para Santa Coloma es un trabajo estéril. Basta recordar que el próximo curso pueden quedar dos mil niños sin escuelas, y que si no se construye ningún centro de EGB, los próximos cinco años pueden ser caóticos”.

Esto es un texto concreto del editorial de la revista Grama, del último número. Nuestro Grupo parlamentario también opina que es un debate importante para Santa Coloma, y para la problemática de la enseñanza a nivel general de Catalunya, y es importante por tres razones:

Primero, por la situación caótica de esta ciudad, de la cual tengo la satisfacción de ser ciudadano; los elementos y valoraciones más importantes sobre la temática que estamos discutiendo están contemplados en la Exposición de Motivos. No obstante, permítanme que de forma breve haga hincapié en algunas cuestiones, teniendo facilitada la tarea por la intervención de la Diputada Rosa Barenys.

Santa Coloma ha operado un fuerte aumento de población, principalmente a partir de los años 60, como consecuencia de la ola inmigratoria que tuvo Cataluña. Como datos significativos podemos constatar que en 1950 existían 14.638 habitantes, en 1970, 105.880, y en 1978, la población era de 143.568 habitantes. Como es fácil deducir, la inmensa mayoría de los colomenses son trabajadores manuales asalariados, azotados en la actualidad por el cáncer del paro –entre 12.000 y 15.000-. Una población con un bajo nivel de instrucción, siendo escalofriantes los datos que el estudio sobre la situación social y urbana de Santa Coloma, denominado Plan Popular y elaborado en 1975, nos revela que la mitad de la población, aproximadamente, no ha completado sus estudios primarios; el 7’9 de la población adulta era analfabeta, y solo 343 personas tenían estudios superiores.

Ante la fuerte demanda de viviendas, el crecimiento urbanístico se hizo de una forma anárquica, basada en la especulación del suelo y en el beneficio privado, sin existir, unas veces, e incumpliendo otras, la planificación urbanística por parte de los ayuntamientos del antiguo régimen. Como consecuencia de esta política seguida, nuestra ciudad se ha convertido en una mole de viviendas, llegando en algunos barrios a alcanzar una densidad de 1.079 habitantes por hectárea, con graves déficits en todo tipo de equipamientos sociales. No es intención describirlos y desarrollarlos hoy, pero para que ustedes se hagan una idea, un ejemplo: en el momento de las elecciones municipales no existía ningún parque en la ciudad.

La enseñanza, como otros tipos de equipamientos sociales, ha estado marginada, y hoy la situación es tan grave y deficitaria que precisa que la Comisión de Política Cultural discuta y apruebe esta Proposición no de Ley. No se ha realizado, a partir de 1970, la transformación progresiva de los centros construidos, tal y como contempla la Ley General de Educación; existen defectos originarios en muchos proyectos de base, así como incumplimientos en su ejecución. En estos momentos, el 33% de las instalaciones escolares están en una situación de provisionalidad, lo que afecta seriamente a la calidad de la enseñanza. Existen barrios, como el del Fondo, que carecen prácticamente de aulas, teniendo que trasladar a los niños en transporte escolar a otros lugares de la ciudad, significando esto 24 millones anuales al erario público, así como el riesgo que entraña transportar 3.600 niños en 42 viajes diarios.

En estos momentos el Ayuntamiento no puede ofrecer terrenos que reúnan las condiciones exigidas para edificar equipamientos escolares; por eso, el Consell Executiu del Ayuntamiento está intentando comprar y reconvertir edificios que han tenido hasta ahora funciones industriales. No es de extrañar que ante la situación antes descrita se dé el 49% de fracasos escolares. Es necesario poner fin a esta situación, y ésta es la sana idea que nos ha guiado, y estoy convencido de que nos guía a todos, al plantear y discutir esta Proposición no de Ley.

Segundo: es el de hoy un debate importante porque Santa Coloma es una parte de Cataluña, porque Santa Coloma es Cataluña, porque los déficits, las necesidades, las inquietudes de Santa Coloma son déficits, necesidades e inquietudes de Cataluña. Hoy, Santa Coloma está presente en el Parlament, y lo está en esta perspectiva, reafirmando su voluntad, tantas veces expresada, de conseguir primero y de consolidar y desarrollar después nuestras instituciones autonómicas y nuestro gobierno. En esta perspectiva, el Parlament debe de ser sensible, y estamos convencidos de que lo será, ante el tema que nos ocupa, porque trabajar por salvar Santa Coloma significa contribuir a la reconstrucción nacional de Catalunya.

Tercero: nos parece un debate importante, porque la reflexión que aquí hagamos no debe de quedar en el marco localista de Santa Coloma, sino que debe ampliarse a las localidades que tienen problemáticas similares y angustiosas, que también requieren de un plan especial de actuación escolar; así lo planteamos en el último punto de la Proposición no de Ley, y así esperamos que se contemple al final del debate.

En función de lo anteriormente expuesto proponemos que esta Proposición no de Ley cuyos puntos centrales, que están publicados, son los siguientes:

“Que la Generalitat estableixi un Pla d’Actuació Especial i Urgent que permeti solucionar els problemes d’escolarització i equipaments, estabilitat del professorat, transport escolar, i tots els recursos necessaris per tal de garantir la qualitat de l’ensenyament adequat a Santa Coloma de Gramenet; aporti els recursos necessaris per tal d’assegurar, abans dels curs 81-82, la compra i habilitació dels edificis necessaris per a garantir un mínim d’escolarització ja demanat actualment; per al curs 81-82 el Consell Executiu asseguri la continuïtat del Gabinete Socio-pedagógico, l’actuació del qual és perfectament vinculada a la millora de l’ensenyament, i el doti dels recursos necessaris per al seu funcionament, i faci un estudi de les poblacions en circumstàncies semblants que requereixen un pla d’actuació especial.”

Estamos convencidos que todos los señores y señoras Diputados serán sensibles a la situación que acabamos de exponer, situación que es verdaderamente agobiante, que motivó, por poner un ejemplo, que tres madres con sus hijos se encerraran en el Ayuntamiento ayer tarde, al no tener perspectiva de plaza escolar para sus hijos.

El Grupo parlamentario del PSU está convencido de que entre todos, hoy, conseguiremos situar el problema de la enseñanza en mejores condiciones para Santa Coloma.

Gracias, señor Presidente, señoras y señores Diputados.

Intervenció com a diputat del Grup Parlamentari del PSUC